El prolapso genital

Es una situación muy frecuente y consiste en que el aparato genital, principalmente el útero, desciende en la pelvis de la mujer asomando por los genitales externos. Realmente se desconoce por que se produce esta situación, pero se han descrito una serie de factores o situaciones que lo favorecen.  Todo ellos relacionados con el daño o defectos del Suelo pélvico. Entre ellos tenemos la multiparidad, cuantos mas partos mayor riesgo. Los patos dificultosos, largos y que hayan terminado en parto instrumental, fórceps, ventosa o espátulas. Mujeres con suelo pélvico débil y poco desarrollado o ejercitado. Como se ve es una enfermedad muy relacionada con el suelo pélvico, que en el apartado correspondiente en “SALUD DE LA MUJER” trataremos en profundidad. 

El prolapso es un proceso que se produce lentamente a lo largo de la vida de la mujer y en mayoría de casos permite una vida normal sin grandes interferencias. En otros casos la mujer sufre molestias e inconvenientes que obligan al tratamiento como luego veremos. Un problema que puede acompañar el prolapso genital es la “Incontinencia de orina” por lo que la mujer sufre perdidas involuntarias de orina, pudiendo ser esto muy incapacitante. Otro problema puede ser la alteración de la anatomía de los genitales de la mujer, con lo que puede acompañarse de dolor, erosiones o dispareunia, que es la dificultad para mantener relaciones sexuales. 

Los prolapsos genitales pueden clasificarse en grados según su gravedad y repercusiones. Estos grados se relacionan con el nivel de descenso del aparato genital a lo largo de la pelvis femenina. Igualmente, el grado se relaciona con los síntomas y molestias de la mujer. A mayor grado, mayores molestias y síntomas. Los grados son los siguientes:

1- Prolapso genital de primer grado: Es el caso en el que el cuello del útero llega al tercio inferior de la vagina, sin asomar por lo genitales externos

2- Prolapso genital de segundo grado: Cuando el cuello del útero llega al plano de la vulva, si sobrepasarlo

3- Prolapso genial de tercer grado: Cuando el cuello del útero asoma por la vulva sobrepasándola. 

Simultáneamente este descenso del útero puede acompañarse del descenso de la vejiga de la orina y/o el recto. En estas situaciones el ginecólogo valorará la situación y sus implicaciones en el proceso. 

En cuanto al tratamiento, lo mejor es prevenir el prolapso, haciendo ejercicios de suelo pélvico como se expone en la sección de salud de la mujer. Es necesario fortalecer el suelo pélvico durante toda la vida de la mujer, en la juventud, durante el embarazo, tras el parto y durante la vida adulta y la vejez. En segundo lugar, existen remedios mecánicos que se colocan en el canal vaginal para “sostener” el aparato genital mediante la colocación de “pesarios”. So objetos de silicona de anatomía adaptada a la vagina que se colocan en ella y sostiene el aparato genital. Este remedio se reserva solamente para aquellas pacientes que no puedan realizarse el tratamiento quirúrgico, que es el de elección cuando las molestias así lo indican. 

El tratamiento quirúrgico consiste en reparar el prolapso y colocar los órganos afectados en su sitio. Cuando el prolapso es de mas de 3º grado, la solución suele pasar por la extirpación del útero descendido y la reparación de la vejiga de la orina y de la vagina, en la operación que se llama “Histerectomía Vaginal” con “Colpoperineoplastia”. En casos menos graves puede hacerse una cirugía conservadora con la amputación del cuello del útero y la colpoperineoplastia en la intervención llama de “Manchester”