El Mioma Uterino

Puede tratarse de la enfermedad ginecológica mas frecuente. Es una enfermedad benigna y suele dar pocos problemas a las mujeres que la padecen. Se considera que mas de la mitad de las mujeres mayores de 40 años pueden tener miomas uterinos, que son totalmente asintomáticos y sin peligro para la mujer. 

El mioma uterino es un tumor BENIGNO de la pared del útero llamada miometrio. Este miometrio está formado por fibras musculares lisas que tiene por misión producir las contracciones uterinas en el momento del parto para expulsar al feto. Por motivos que se desconocen, algunas de estas fibras musculares lisas proliferan y forman una serie de “nódulos” del mismo musculo que constituyen los miomas. Como hemos repetido ya son Tumores BENIGNOS y suelen dar pocos problemas. 

Existen tres clases de miomas. Los que crecen hacia fuera del útero, llamados SUBSEROSOS, los que crecen hacia adentro del útero que se llaman SUBMUCSOS y los que crecen en el interior de la pared uterina o INTRAMURALES. El tamaño puede ir desde unos pocos milímetros hasta bastantes centímetros en casos de miomas gigantes. 

La mayoría de ellos son asintomáticos, es decir no producen ningún síntoma y la mujer vive con ellos sin problemas. Cuando los dan, el síntoma mas frecuente es el sangrado genital anómalo. Este sangrado puede manifestarse por sangrados muy abundante con la menstruación en lo que llamamos HIPERMENORREA o sangrados a destiempo y fuera de la regla en lo que se llama METRORRAGIA. Hay que tener en cuenta que una mujer sana regla cada más de 21 días, cada menos de 60 días, la regla le dura menos de 10 días y necesita cambiarse entre 4 y 6 veces por día. Sobrepasar estos límites debe hacer pensar a la mujer que tiene reglas excesivamente abundantes. Otro síntoma frecuente es el DOLOR PÉLVICO que producen los miomas por ocupar espacios en la pelvis y por compresión de órganos vecinos. Suele ser un dolor poco intenso pero duradero, o que llamamos dolor pélvico crónico, que se va presentando poco a poco y progresivamente mas intenso a lo largo del tiempo, que pueden ser años.Es muy habitual que el mioma uterino sea diagnosticado por el propio ginecólogo o ginecóloga de la mujer en el curso de una exploración o revisión por otro motivo. En este caso será el profesional que te haya diagnosticado el que te valorará la importancia del mioma. 

La inmensa mayoría de miomas no precisan tratamiento y al llegar la edad de la menopausia suelen disminuir de tamaño. Los que son sintomáticos, es decir los que dan síntomas que la mujer sufre, si producen sangrados anómalos pueden tratarse con medicamentos hormonales combinados como los anticonceptivos, si la mujer los tolera o con los Dispositivos de liberación prolongada de progesterona como el DIU MIRENA. Disponemos en este momento de un medicamento que controla el sangrado y el crecimiento de los miomas, son lo bloqueadores de receptores de progesterona su nombre químico es el Acetato de Ulipristal y su nombre comercial ESMIA. Este medicamento está indicado en mujeres con Miomas SINTOMÁTICOS, por periodos cortos de tiempo y solamente para preparar a la mujer para la cirugía, reponer su anemia y controlar el tamaño del mioma para poder operarlo mejor. Asimismo, es posible utilizarlo en aquellas mujeres en las que la cirugía suponga un riesgo importante por situaciones personales como enfermedades crónicas, obesidad o riesgo quirúrgico en general. 

En aquellas mujeres que presentan síntomas muy acusados, hemorragias incontrolables con los tratamiento descritos anteriormente o aquellas que presentan miomas muy grandes y dolorosos o que han crecido mucho en un corto periodo de tiempo, se debe de plantear la cirugía. En estos casos existen dos posibilidades. La primera extirpar solo el mioma o los miomas que existan dejando el útero con el resto del aparato genital. Esta operación se llama MIOMECTOMÍA. La segunda opción es extirpar la totalidad del útero mediante la intervención llamada HISTERECTOMÍA. La primera intervención se debe de realizar en las mujeres que no hayan completado su deseo reproductivo y quieran preservar su fertilidad.  La histerectomía se debe de hacer en aquellas mujeres que no deseen tener mas hijos.